• C/ de l'Abat Escarré, 6, 25001 Lleida
  • 973 20 86 11
Si vendo mi casa ¿cuánto tengo que pagar a Hacienda?

Si vendo mi casa ¿cuánto tengo que pagar a Hacienda?

Dicho de una manera muy sencilla, en su declaración de Hacienda del año siguiente a producirse la compra venta, deberá usted pagar un impuesto sobre la ganancia patrimonial, que rondará entre el 19% al 23% de la diferencia entre lo que a usted le costó la propiedad al comprarla y lo que cobró por ella al venderla. Es decir, un impuesto sobre la ganancia conseguida.

¿Podemos deducirnos algún gasto y así pagar menos?

Aquí llegan las buenas noticias. La ley reguladora del IRPF permite incluir como gastos de la compra y por tanto deducibles de la base de cálculo para el impuesto patrimonial, además de los gastos del notario, registro de la propiedad, gestoría, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales o I.V.A. en caso de compra de vivienda nueva así como el Impuesto de Sucesiones y Donaciones en su caso, todas aquellas obras realizadas y justificables documentalmente, que sean aceptables por la DGT (Dirección General de Tributos).

A este respecto la DGT aclara cuales pueden ser incluidos, y resumidos de una manera somera, serian todos aquellos que mejoren sustancialmente la calidad de la vivienda, como en el caso de una reforma integral (arreglo tuberías, sistema eléctrico, suelos, techos, ventanas, carpintería interior, baños, cocinas, etc.). Igualmente estarían incluidas en el caso de casa unifamiliares, la ampliación de la superficie útil de la vivienda principal, o las nuevas construcciones dentro de la propiedad (garaje, almacén, etc.)

Pero no todo vale

Por ejemplo, las obras de reparación y mantenimiento normal de la vivienda, no estarían incluidas entre las partidas deducibles, ya que se tratan de actuaciones destinadas a la normal conservación de la propiedad y no al aumento sustancial de su valor.

En conclusión, si usted va a vender su vivienda, sepa que puede tener derecho a una serie de deducciones importantes. Pero no se la juegue. Acuda a un profesional inmobiliario, quien le asesorará adecuadamente sobre todos los aspectos, no solamente relacionados directamente con la venta, sino también con sus derechos y obligaciones tributarias. Evitará sorpresas y ganará tranquilidad.